Con el calor y los días soleados, empieza el crecimiento de los racimos de uva, y la esperanza de una buena cosecha. Se siente el entusiasmo en el Valle, pues ya se acercan los días más activos, tanto en el trabajo de la producción de vino, como en la atención a los visitantes. Y es que la temporada de calor